¡No mezcles estos productos!

.

¡No mezcles estos productos!

La Química nos demuestra que no siempre mezclar es bueno. En muchas ocasiones no se forma una mezcla en la que se sumen las cualidades de cada componente. Esto es debido a que LAS SUSTANCIAS REACCIONAN entre sí y forman nuevos productos que pueden ser NOCIVOS O TÓXICOS para la salud. En estos días en los que debemos limpiar a profundidad diferentes superficies para evitar que el coronavirus y otros patógenos sobrevivan, es importante tener en cuenta que las siguientes son REACCIONES QUÍMICAS PELIGROSAS QUE DEBEN EVITARSE EN LOS HOGARES:

• Cloro y Vinagre:

Al mezclarlos ¡REACCIONAN! y forman Cloro en forma gaseosa. La molécula de cloro (Cl2) es sumamente oxidante y muy tóxica para el organismo. Al respirarse pueden sentirse molestias como tos y dificultad para respirar, quemaduras en mucosas e irritación severa de ojos y tractos respiratorios (nariz y laringe). La reacción que sucede: el Cloro que se vende comercialmente consiste de una disolución de Hipoclorito de sodio (NaClO). Esta molécula reacciona con el vinagre (CH3CHOOH), un ácido débil orgánico capaz de formar la sal de sodio (el acetato de sodio) y liberar ácido hipocloroso (HClO). En un segundo paso, esta sustancia reacciona con el vinagre restante y forman el gas cloro, entre otros productos.

• Cloro y Amoniaco:

Al mezclarlos ¡REACCIONAN! , como resultado se forman gases tóxicos que pueden producir desde irritación en ojos y garganta hasta dificultad para respirar y dolor en el pecho. En cantidades mayores es muy tóxica y pueden darse convulsiones y coma. La sosa que queda disuelta también es peligrosa ya que produce graves quemaduras en piel. La reacción que sucede: El hipoclorito de sodio (NaClO) disuelto en el cloro comercial más el amoniaco, forman sosa (NaOH) y Cloramina (NH2Cl). Esta última es un gas peligroso por sí mismo, pero si hay un exceso de amoniaco (NH3), se forma otra molécula peligrosa conocida como Hidrazina (N2H4), esta última es particularmente peligrosa para la salud. .

• Cloro y Alcohol (líquido o en gel) o Acetona:

Al mezclarlos no forman una disolución estable ya que ¡REACCIONAN! y entre los productos se libera cloroformo, un gas anestésico que en cantidades suficientes es causante de somnolencia hasta desvanecimiento. Si se respira con frecuencia puede producir enfermedades graves como cáncer. La reacción que sucede: Los disolventes orgánicos (alcohol etílico o acetona) forman cloroformo (CHCl3) y sosa cuando interaccionan. En otras condiciones también puede formarse acetaldehído, otra molécula tóxica con la que es peligroso entrar en contacto. .

• Vinagre y peróxido de hidrógeno (Agua oxigenada):

Al mezclarlos ¡REACCIONAN! Y forman ácido peroxiacético, sumamente corrosivo y peligroso. Es irritante de ojos, aparato respiratorio y piel- Su exposición prolongada puede causar daño irreversible en pulmones. La reacción que sucede: La interacción del grupo funcional ácido (-COOH) con el peróxido resulta en la formación de un peróxido orgánico sumado al grupo ácido, por lo que se trata de una sustancia sumamente oxidante y corrosiva.

All comments (1)

Agrega tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *