María Moliner creadora del Diccionario de uso del español

El Colegio Madrid recuerda a María Moliner en el 40 aniversario de su muerte, creadora del Diccionario de uso del español

 

En el 40º aniversario de la muerte de la filóloga, bibliotecaria y lexicógrafa María Moliner, la Biblioteca Nacional de España recordó, que fue responsable de crear, en solitario, el Diccionario de uso del español.

María Moliner nació un treinta de marzo de 1900, en Paniza provincia de Zaragoza, perteneciente a lo que ahora es la comunidad autónoma de Aragón. Poco tiempo después, en 1902, la familia Moliner se traslada a Madrid. En la capital, los tres hermanos Moliner asisten a la Institución Libre de Enseñanza, donde seguramente nace el interés de María por la gramática y la lingüística.

María continúa sus estudios en Madrid y posteriormente cursa el bachillerato y la licenciatura de filosofía y letras en Zaragoza, graduándose con honores.

A lo largo de los siguientes años María Moliner trabaja en los archivos de Simancas y Murcia y en esta última ciudad, conoce al que será su marido, Fernando Ramón y Ferrando, catedrático de Física, con el que forma una pareja siempre comprometida con la sociedad en la que viven.

La década de los 30, viviendo en Valencia y ya con dos hijos, es la etapa de mayor brillo de María Moliner. Inicia su participación en los proyectos culturales de la II República, enseña Literatura y Gramática en la Escuela Cossío, donde además funge como vocal del Consejo Director y como secretaria de la Asociación de Amigos.

En estos años organiza las Bibliotecas Rurales de las Misiones Pedagógicas de la República, escribe unas instrucciones para el servicio de pequeñas bibliotecas que fueron muy apreciadas en España y fuera de ella, publicadas en 1937 sin autor, que contiene un texto dedicado a los bibliotecarios rurales que deja ver la fe de María en la cultura como el medio para regenerar la sociedad.

Moliner ocupa puestos en el campo de la organización de bibliotecas populares y en el 36 dirige la Biblioteca de la Universidad de Valencia, cargo que deja en plena Guerra Civil para atender la dirección de la Oficina de Adquisición y Cambio Internacional de Publicaciones y ser vocal de la Sección de Bibliotecas del Consejo Central de Archivos, Bibliotecas y Tesoro Artístico del gobierno republicano. En 1939 publica el que es considerado el mejor plan bibliotecario de España, La lectura pública en España y el Plan de bibliotecas.

Al término de la Guerra Civil, tanto María como su marido sufren grandes represalias por parte del nuevo gobierno fascista: él termina en Salamanca, hasta 1962, y ella, después de ser “depurada” por la dictadura, dirige desde 1946 la biblioteca de la Escuela Técnica de Ingenieros Industriales de Madrid, hasta 1970.

De regreso en Madrid, sola por las edades de sus hijos y la separación obligada de su marido, en una especie de aislamiento, María Moliner se dedica a su mayor pasión, las palabras, iniciando hacia 1950 un minucioso trabajo con base en pequeñas fichas que, reunidas, conforman el Diccionario de uso del español publicado en dos volúmenes por la Editorial Gredos entre 1966 y 1967. El Diccionario de uso del español ha sido reimpreso en más de 20 ocasiones, en 1995 apareció su primera versión digital y en 1998 la Segunda Edición Revisada y Aumentada.

En 1972, después de no haber sido electa para formar parte de la Real Academia de la Lengua en un acto considerado por muchos como una evidente manifestación machista, Moliner se retiró discretamente.

En sus últimos años de vida, junto con la muerte de su marido, sufrió una arterioesclerosis cerebral que fue minando sus capacidades intelectuales hasta su muerte, el 22 de enero de 1981.

María Moliner será recordada como representante de la mujer del siglo XX, pionera universitaria, profesionista inteligente, responsable y generosa, convencida de la importancia de la lectura y la educación en el mejoramiento de la sociedad.

 

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.